Global Financial Integrity

GFI header image
 

Informe Revela Que La Corrupción Es El Delito Financiero Más Prevalente En América Latina Y El Caribe, A Pesar De Los Grandes Esfuerzos Para Controlarla

SHARE

WASHINGTON D.C. – Global Financial Integrity (GFI) presenta un importante análisis, resultado de entrevistas y encuestas con más de 250 expertos en crímenes financieros de América Latina y el Caribe. La investigación revela que los países de la región necesitan reforzar sus esfuerzos para combatir las debilidades que tienen en la lucha contra el lavado de dinero si la corrupción, que genera ingresos ilegales masivos, es en efecto reducida.

Los hallazgos se encuentran plasmados en el más reciente informe de Global Financial Integrity (GFI): Financial Crime in Latin America and the Caribbean: Understanding Country Challenges and Designing Effective Technical Responses (Crímenes financieros en América Latina y el Caribe: Entendiendo los desafíos de los países y diseñando respuestas técnicas efectivas), que explora las vulnerabilidades de los países de la región y propone recomendaciones para fortalecer una respuesta regional frente a los crímenes financieros en el hemisferio occidental. Se ha encontrado que las mismas amenazas que hacen de este continente una de los más violentas del mundo, también generan ingresos ilícitos que fomentan un escenario de crímenes financieros muy complejo. El informe encontró que, a pesar de los importantes avances en leyes y regulaciones, la implementación de medidas anti lavado y contra el financiamiento del terrorismo siguen siendo un reto para muchos de los países de la región.

“Este estudio demuestra que, aunque algunos países de la región van en la dirección correcta, algunos otros tienen que mejorar sus esfuerzos en materia de lucha contra la corrupción y el lavado de dinero”, asegura Tom Cardamone, Presidente y CEO de GFI. “La evaluación que se le ha otorgado a cada gobierno proviene de expertos de ese mismo país. Esta evaluación interna, en muchos casos, es una reprimenda constante a las afirmaciones de que la corrupción está siendo controlada”.

Para comprender de manera completa el alcance de los crímenes financieros en América Latina y el Caribe, se debe entender también los contextos locales y condiciones específicas. Para ello, GFI desarrolló entrevistas con expertos del gobiernos, sociedad civil, sector privado y organizaciones internacionales. El informe de 300 páginas incluye un análisis general de cada país sobre el alcance de los crímenes financieros y las amenazas enfrentadas por cada uno de ellos. Además, incorpora un análisis regional de las actividades ilegales que generan ganancias ilícitas, incluyendo el tráfico de estupefacientes, el tráfico ilegal en la minería, la corrupción y la trata de personas y el tráfico de migrantes. Adicionalmente, recoge las amenazas actuales a crímenes financieros como el lavado de dinero, el lavado de dinero a través del comercio internacional (TBML por sus siglas en ingles), el financiamiento del terrorismo y la corrupción.

Estos son los principales hallazgos del informe:

  • La corrupción es el crimen financiero que más afecta la región, de acuerdo con entrevistas a más de 250 expertos en el tema. Le sigue el lavado de dinero, el lavado de dinero a través del comercio internacional (TBML) y el financiamiento del terrorismo.
  • La corrupción es también la mayor fuente de ingresos ilícitos en la región, de acuerdo a los expertos entrevistados. Luego le siguen el tráfico de drogas, la trata de personas y tráfico de migrantes, y el tráfico de minerales.
  • Los principales canales utilizados para mover ingresos ilícitos en América Latina y el Caribe incluyen instituciones financieras, bienes raíces, el contrabando de dinero en efectivo y el lavado de dinero a través del comercio internacional (TBML).
  • Muchos países han mejorado sus políticas anti lavado y contra el financiamiento del terrorismo en los últimos años, pero la implementación en muchos casos se encuentra incompleta y la voluntad política varía.
  • A los expertos entrevistados se les preguntó sobre la efectividad de cada uno de sus países para combatir los crímenes financieros en una escala de 1 a 5, siendo 1 débiles y 5 fuertes. El promedio de puntaje para toda la región es de 2.47/5, lo cual refleja que los esfuerzos actuales son insuficientes y que se necesita trabajo adicional urgente.

Adicionalmente, y considerando estas actividades ilegales y los crímenes financieros, el informe examina las respuestas nacionales actuales para entender qué funciona y cómo los países pueden combatir de forma más efectiva los delitos financieros. Asimismo, analiza el rol de la cooperación técnica internacional de los Estados Unidos y otros actores.

Las recomendaciones principales para la región son las siguientes:

  • Para la región en conjunto, implementar registros de beneficiarios finales actualizados y fortalecidos es clave para combatir la mayoría de los crímenes financieros, incluyendo el lavado de dinero y la corrupción.
  • Para combatir el lavado de dinero, las autoridades nacionales e internacionales deben promover el fortalecimiento del Tratado de Asistencia Legal Mutua (MLAT, por sus siglas en inglés). Además, deben procurar que el enfoque en el narcotráfico no empañe los esfuerzos para combatir otras clases de lavado de dinero.
  • Para combatir el lavado de dinero a través del comercio internacional (TBML), los países deben fortalecer su conocimiento de este, tanto a nivel gubernamental, como en el sector privado.
  • Para combatir el financiamiento del terrorismo, es importante actualizar la información disponible de las amenazas. Una evaluación de riesgos multinacional, de la triple frontera, es recomendada como un primer paso.
  • Para combatir la corrupción, los países de la región deben mejorar las prácticas de transparencia alrededor de la contratación de oficiales públicos y promover la selección de personal a través de meritocracia.
  • Para combatir la trata de personas y el tráfico de migrantes, se requiere que las Unidades de Inteligencias Financiera, entre otros actores regionales, realicen más investigaciones alrededor de los caminos financieros utilizados que no se reconocen actualmente. También, las autoridades nacionales, incluyendo los Estados Unidos, deberían reconocer que restringir el paso en las fronteras y las políticas de asilo contribuyen al tráfico ilícito de migrantes.
  • Para combatir los ingresos por narcotráfico, los Estados Unidos y otros actores relevantes, deben poder apoyar a los países en el diseño y/o implementación de normas para la incautación de bienes o activos.
  • Para combatir el tráfico ilegal de minerales, las autoridades nacionales, así como los países donantes, podrían expandir su foco más allá del oro, reconociendo los riesgos asociados al tráfico de otros minerales y piedras preciosas.
  • La comunidad de donantes debe armonizar los actuales esfuerzos en asistencia técnica para las políticas anti lavado y contra el financiamiento del terrorismo con programas que se enfoquen en gobernanza, institucionalidad y desarrollo.
  • Para los Estados Unidos, es importante continuar fortaleciendo sus propios esfuerzos anti lavado y contra el financiamiento del terrorismo, teniendo en cuenta sus debilidades actuales en la materia; lo cual facilita el movimiento de ingresos ilícitos y disminuye los esfuerzos regionales para combatir los crímenes financieros.

GFI reconoce los esfuerzos regionales para combatir los crímenes financieros y confía que este informe pueda fomentar debates de alto nivel para la prevención de estos y promover estrategias para combatir estos crímenes en la región. Aun cuando el contexto de cada país es único, hay muchos retos compartidos en todo el continente. Entender esos retos es un primer paso importante para tomar acción efectiva. GFI busca continuar colaborando con gobiernos, sociedad civil y el sector privado para combatir estos retos de manera constructiva.


Resumen Ejecutivo

Lea el informe completo acá. (Disponible solo en inglés)

###

SOBRE GFI: Global Financial Integrity (GFI) es un centro de investigación con sede en Washington D.C. en EE.UU, que realiza análisis rigurosos sobre los flujos financieros ilícitos (FFIs), asesora a gobiernos respecto a soluciones políticas eficaces y promueve medidas pragmáticas para fomentar la transparencia en el sistema financiero internacional como medida de desarrollo y seguridad global.

 

CONTACTO:
Lauren Anikis
Coordinadora de Comunicaciones de GFI
lanikis@nullgfintegrity.org
@IllicitFlows